Inicio \ Noticias \


Alemania confirma la contaminación de cerdos y aves por la ingesta de piensos con dioxinas

El Ministerio de Agricultura alemán ha clausurado las granjas afectadas como medida preventiva

7 de enero de 2011

El incidente ha causado el cierre de granjas avícolas y porcinas en el estado de la Baja Sajonia, ubicado en el noroeste del país alemán, como medida acertada para prevenir riesgos en la salud pública. Por otro lado, la Comisión Europea ha confirmado la exportación alemana de dos lotes de huevos contaminados con dioxinas a Países Bajos y Reino Unido. A la espera de análisis más pertinentes las autoridades sanitarias del Reino Unido aseguran: “la mezcla de los huevos habrá diluido los niveles de dioxinas y se cree que no presentan riesgos para la salud”.

 

El presunto origen de la contaminación sería el consumo por parte de cerdos y aves de piensos comerciales, entre cuyos componentes se encontrarían grasas y aceites industriales no aptos para el consumo animal o humano. Las dioxinas constituyen un grupo de compuestos químicos (derivados de la 2, 3, 7, 8-tetraclorodibenzo-para-dioxina) que forman parte de los denominados contaminantes orgánicos persistentes (COP). Las dioxinas se encuentran en el medio ambiente de todo el mundo y se acumulan en la cadena alimentaria, principalmente en el tejido adiposo de los animales. Estos compuestos tienen una elevada toxicidad y pueden provocar alteraciones inmunitarias, del sistema nervioso, del sistema endocrino y de la función reproductora, considerándose como sustancias carcinógenas.

 

En los últimos treinta años se han notificado numerosos incidentes de contaminación con dioxinas en diversos países. La mayoría de los casos han sido notificados por países industrializados que disponen de los medios adecuados de vigilancia de la contaminación en la cadena alimentaria, en los que existe una mayor conciencia del peligro y que disponen de mecanismos de control para detectar este tipo de problemas



Noticias relacionadas en otros medios:


- Dioxinas: Permanecen una década en el organismo - La Razón.es






Servicio de Informática y Comunicación

Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria (VISAVET)
Universidad Complutense