Su navegador no soporta Javascript o está desactivado. Si desea continuar active el uso de Javascript en su navegador.
English English

Inicio \ INFEQUUS \ Durina



Información
26
Enfermedades
43
Agentes
213
Signos clínicos
#
Búsqueda de enfermedades infecciosas de los équidos
#
Diagnóstico diferencial de enfermedades infecciosas de los équidos

Ficha de la enfermedad
Enfermedad
Durina

Agente
Trypanosoma equiperdum
 Acrónimo: T. equiperdum
 Tipo: Parásito
 Familia: Trypanosomatidae
 Género: Trypanosoma

Signos clínicos
Anemia Fiebre Ataxia Debilidad Emaciación Edema mamario Edema genital Pérdida de peso Descarga vaginal Lesiones oculares Crujido articular Placas edematosas Parálisis facial unilateral

Durina
Figura 1. Típica placa cutánea “moneda de dólar” (flecha) en la extremidad posterior izquierda de un caballo infectado por Durina. Imagen cortesía de Istituto G.Caporale - Teramo, Italia.


Durina

Etiología

La durina es una enfermedad venérea producida por Trypanosoma equiperdum que afecta a los équidos. Es un protozoo parásito perteneciente al subgénero Trypanozoon junto con otras especies asociadas a enfermedad como son T.evansi (Surra) y T.brucei brucei (Trypanosomiasis animal Africana), cuya similitud morfológica, serológica y molecular hace difícil su diferenciación. De hecho, existen en la actualidad varias hipótesis que ponen en duda la clasificación actual de la etiología de esta enfermedad.


Epidemiología

La durina es una enfermedad de declaración obligatoria según la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE). Está presente actualmente en gran parte de Asia, Rusia, zonas de Oriente Medio, suroeste de Europa, Sudamérica y África. Los équidos se consideran el único hospedador natural de este parásito, encontrándose principalmente en secreciones vaginales de las yeguas y líquido seminal, exudado mucoso del pene y prepucio de los sementales. Su transmisión es de forma directa a través del coito. Ocasionalmente los potros pueden infectarse a durante el parto o por ingestión de leche infectada.


Patogenia

El periodo de incubación, la severidad y la duración de la enfermedad son muy variables, desde casos agudos con mortalidad del 50% y de semanas de duración, hasta casos crónicos con signos leves y años de duración e inclusive llegar a tener presentación subclínica. T.equiperdum puede atravesar membranas intactas, permanece inicialmente en la superficie mucosa y posteriormente invade los tejidos formando placas edematosas en el tracto genital. Pueden pasar a sangre y alcanzar otras regiones del organismo.


Signos clínicos

Los signos pueden mejorar y empeorar a lo largo del tiempo, antes de la recuperación o muerte del animal. Los signos iniciales son descarga vaginal, edema en genitales y en glándula mamaria. La aparición de placas cutáneas edematosas es patognomónica de la enfermedad. Otros signos observados son pirexia, lesiones oculares, crujido articular, debilidad, ataxia, parálisis facial unilateral, pérdida de peso, emaciación y anemia.


Diagnóstico

Los diagnósticos diferenciales de esta enfermedad son exantema coital, metritis contagiosa equina, surra, nagana, ántrax, arteritis viral equina, anemia infecciosa equina, púrpura hemorrágica y otras condiciones que cursen con emaciación. El diagnóstico puede realizarse por los signos clínicos en zonas endémicas y mediante la identificación microscópica del parásito en sangre, exudados o aspirados de las zonas edematosas. La fijación de complemento es el método diagnóstico establecido por la OIE para el movimiento internacional de équidos. Otras pruebas serológicas disponibles son inmunofluorescencia indirecta (IFAT), enzimoinmunoensayo (ELISA) o inmunodifusión en gel de agar (AGID) entre otras. Las principales lesiones macroscópicas son lesiones inflamatorias con exudado gelatinoso en órganos genitales, hipertrofia y/o hemorragia de nódulos linfáticos abdominales y cambios en la consistencia y coloración de la médula espinal.


Tratamiento

Los animales infectados por durina deben notificarse a las autoridades sanitarias (OIE) y deben ser sacrificados, por lo que no se recomienda su tratamiento, ya que los animales mejoran clínicamente, pero permanecen como portadores.


Prevención y control

En control de la enfermedad en los países afectados se basa en la notificación y el sacrificio sanitario de los animales infectados. El control del movimiento internacional de équidos y del semen de équidos está a cargo de la legislación en cada país y del Código Terrestre de la OIE. Como medida preventiva se recomienda una higiene adecuada en las cubriciones asistidas.


Consideraciones Salud Pública

La durina no se considera una enfermedad zoonótica pero si es de declaración obligatoria a la OIE.


Referencias