Su navegador no soporta Javascript o está desactivado. Si desea continuar active el uso de Javascript en su navegador.
English English

Inicio \ INFEQUUS \ Fibrosis pulmonar multinodular equina



Información
26
Enfermedades
44
Agentes
213
Signos clínicos
#
Búsqueda de enfermedades infecciosas de los équidos
#
Diagnóstico diferencial de enfermedades infecciosas de los équidos

Infequus Podcast

Ficha de la enfermedad
Enfermedad
Fibrosis pulmonar multinodular equina

Agente
Herpesvirus equino tipo 5
 Acrónimo: EHV-5
 Tipo: Virus
 Familia: Herpesviridae
 Género: Percavirus

Signos clínicos
Tos Fiebre Taquipnea Taquicardia Descarga nasal Pérdida de peso Intolerancia al ejercicio

Fibrosis pulmonar multinodular equina

Etiología

La etiología de esta patología no está clara, aunque el gammaherpesvirus equino tipo 5, perteneciente al género Percavirus, familia Herpesviridae, ha sido asociado con la mayoría de los casos de fibrosis pulmonar multinodular equina (FPME). En estudios recientes también se ha detectado coinfección con los herpesvirus asnales, apareciendo incluso algunos individuos con Fibrosis Pulmonar Multinodular Equina (FPME) en los que solo se han aislado estos virus y no el HVE-5 por lo que puede ser que potencialmente se produzca sinergismo de diferentes gammaherpesvirus en la patogénesis de esta enfermedad.


Epidemiología

El virus tiene una distribución mundial con prevalencias elevadas, y se ha detectado tanto en animales sanos como en animales con signos clínicos. La infección suele producirse en animales jóvenes, aunque más tardíamente que en el caso del herpesvirus equino tipo 2 y la infección suele perdurar en el tiempo.


Patogenia

La infección con HVE-5 generalmente no produce signos clínicos. La infección se produce por inhalación de partículas víricas, las cuales se replican en la mucosa del tracto respiratorio superior e invaden los linfocitos B que diseminan la infección por el resto del organismo. HVE-5 puede mantenerse en linfocitos circulantes y en ganglio trigémino de forma latente, y reactivarse ante una situación de estrés o inmunodepresión.


Signos clínicos

Esta enfermedad se suele presentar en caballos adultos de mediana edad. Los signos clínicos que se observan en la FPME son fiebre, tos, descarga nasal, taquipnea y disnea, taquicardia, pérdida de peso e intolerancia al ejercicio. En algunos casos los signos clínicos son leves inicialmente y pueden confundirse con asma equino.
Otros signos que aparecen con menos frecuencia son linfadenopatía, queratoconjuntivitis, úlceras orales y dolor deambulatorio. La auscultación pulmonar revela, con frecuencia, crepitaciones y sibilancias.
Como en cualquier neumonía intersticial, habrá que tener presente la posibilidad de desarrollo de hipertensión pulmonar y un cor pulmonale asociado y se ha descrito, en algunos casos, fibrosis en otros órganos como el hígado y el corazón.
Las alteraciones hematológicas más prevalentes son anemia, leucocitosis, neutrofilia, linfopenia, hiperfibrinogenemia e hipoalbuminemia, también puede haber elevaciones del amiloide A sérico y en algunos casos se describe pancitopenia importante aunque no es frecuente.


Diagnóstico

El diagnóstico clínico se realiza observando la presencia de los signos clínicos descritos anteriormente y realizando una evaluación completa del aparato respiratorio. Por ecografía se observa, dependiendo de la cronicidad del proceso, irregularidad y engrosamiento de las pleuras. También se pueden encontrar nódulos periféricos en la superficie pulmonar y, ocasionalmente, abscesos y zonas de consolidación y atelectasia. Las radiografías de pulmón muestran un patrón intersticial nodular periférico de moderado a severo, parecido al observado en infecciones fúngicas o neoplásicas que cursan con granulomas. Este patrón es más evidente en la zona dorsocaudal del pulmón. Se puede realizar aspirado traqueal y lavado broncoalveolar en los que se observa una marcada inflamación con predominio de neutrófilos y abundante moco, similar a la observada en el asma equino. La detección por PCR del EHV-5 se puede realizar a partir de hisopo nasal profundo, sangre, lavado broncoalveolar o aspirado traqueal, estos dos últimos son más fiables. El diagnóstico definitivo es la biopsia de pulmón tanto para histopatología como para realizar PCR del tejido. En el estudio microscópico de las lesiones pulmonares se observa fibrosis intersticial, hiperplasia tipo II de las células epiteliales alveolares, presencia de células inflamatorias y macrófagos con inclusiones intracitoplasmáticas En individuos con sintomatología y pruebas diagnósticas compatibles, pero que den negativo en las PCR, no se puede descartar totalmente la enfermedad, ya que se han descrito falsos negativos en la literatura. Actualmente, y vista la importancia que otros gammaherpesvirus pueden tener en la enfermedad, se está empleando una técnica PCR múltiple anidada, que detecta ADN de cualquier herpesvirus marcando si hay coinfección, el que aparece en mayor cantidad.


Tratamiento

El tratamiento se basa en la administración de corticoides, antivirales y fármacos que minimizan la fibrosis pulmonar.
Los corticoides promueven la supresión de la inflamación pulmonar por inhibición de la síntesis de citoquinas inflamatorias y mediadores que promueven la fibrosis e infiltración celular. Habitualmente se administra dexametasona (0,01-0,02 mg/kg cada 12/24 h IM,IV), prednisolona (1 mg/kg cada 12/24 VO) o metilprednisolona (1 mg/kg cada 12/24 h, IM,IV).
La utilización de antivirales como aciclovir y valaciclovir está basada en su eficacia en estudios clínicos realizados con EHV-1. El valaciclovir presenta una biodisponibilidad del 60% por vía oral en caballos (30mg/kg cada 8 horas) y es el antiviral de elección en caso de que la vía de administración sea oral aunque el tratamiento es costoso. El aciclovir presenta poca biodisponibilidad por vía oral pero está disponible por vía intravenosa (10 mg/kg cada 12 horas IV).
La doxiciclina es un antibiótico utilizado para el tratamiento de esta patología por su actividad antimicrobiana y por sus propiedades antiinflamatorias (10 mg/kg cada 12 horas VO). Otras consideraciones terapeúticas incluyen la administración de fluidos intravenosos en caso de deshidratación y alojar al caballo en un ambiente fresco y bien ventilado. Se pueden administrar AINES para el manejo del dolor y la fiebre y oxígeno intranasal (10-15 l/min) en pacientes hipoxémicos.


Prevención y control

Se trata de un virus con distribución ubicua, por lo que no se han desarrollado vacunas frente a él.


Consideraciones Salud Pública

Este virus es específico respecto a su hospedador, afectando únicamente a los équidos.


Referencias